Técnicos y Profesionales

Norma IRAM 6693:2002 | Norma IRAM 12627:2008
Normas IRAM

Práctica recomendada para la colocación de membranas asfálticas preelaboradas (IRAM 12627:2008)

Principales conceptos de la norma

La norma IRAM 12627:2008 surge del consenso de las más importantes empresas fabricantes de membranas asfálticas preelaboradas y de materias primas para la elaboración de aquellas.

Esta norma constituye una “práctica recomendada para la colocación de las membranas preelaboradas en techos”, esto implica una guía de la que debemos tomar los “conceptos básicos” y aplicarlos a las características particulares de cada obra.

En este artículo llamaremos:

  • Cubierta: revestimiento o capa exterior de un techo.
  • Cubierta no transitable: aquella accesible únicamente a efectos de su mantenimiento o reparación.
  • Cubierta transitable: aquella a ser destinada a ser utilizada para tránsito normal de peatones.
  • Sustrato o soporte base: superficie de apoyo en especial de la impermeabilización.
  • Techo: al sistema de uno o más elementos constructivos que cierran y cubren la parte superior de un edificio, contribuyendo a crear una determinada situación de uso y manteniéndola frente a una determinada situación ambiental exterior.

1. Elegir un techo o diseñar un techo

Cada obra implica el desafío de encontrar la mejor solución, considerando las características del edificio, los materiales disponibles, el personal entrenado en su colocación y por supuesto el costo de todo ello.

Así las membranas asfálticas preelaboradas han encontrado su lugar en esta ecuación desde hace varias décadas, y con todo éxito.
La norma IRAM 12627, entonces nos ayuda a repasar los conceptos básicos, para optimizar su vida útil y la del edificio, recordándonos por ejemplo:

1.1 Compatibilidad de la membrana asfáltica con algunos componentes de techos

De la norma surge que prácticamente se pueden colocar productos asfálticos sobre cualquier material. Así: son perfectamente compatibles con aluminio, asfalto, cerámicos, fibra de vidrio, geotextiles, hierro y otros metales, hormigón, morteros cementicios y morteros a la cal.

En el caso de maderas o aislantes térmicos, debemos considerar previamente los riesgos y prevenirlos.

Analicemos, por ejemplo, sobre madera o sobre chapa metálica sobre estructura de madera. Existe riesgo de incendio al utilizar soplete de gas. Se puede entonces pegar la membrana con adhesivo, en lugar de soldarla al sustrato.

También sobre aislantes térmicos, es importante considerar la densidad de éstos, para asegurar la resistencia mecánica al caminar; u otras acciones de origen térmico para no dañar el aislante.

La incompatibilidad con revestimientos de Hypalon-Neopreno, es de origen químico. Es decir un material disuelve al otro cuando entran en contacto, por lo que será necesario crear una capa de separación “asegurada” en el tiempo de vida útil de la impermeabilización o quitarlo completamente.

1.2 Forma de anclaje de la membrana al sustrato

Esta norma propone siempre adherir la membrana al sustrato.

En situaciones especiales, la norma permite colocar la membrana en forma semi-adherida  o no adherida, analizando las consecuencias que pudieran surgir de: el ambiente que rodea el edificio (zona geográfica y clima), altura, facilidad de evacuación de las aguas, etc. Además de considerar las características propias de la estructura, extensión del techo, pendiente, carga perimetral, tipo de sustrato y de protección elegida.

2. Acondicionamiento previo y cuidados a tener en cuenta

2.1 Transporte y almacenamiento de los materiales

Se debe asegurar que los materiales a utilizar en la impermeabilización se encuentren en buenas condiciones al momento de su colocación.
Para ello ORMIFLEX indica en el envase de sus diferentes productos, las condiciones particulares de almacenamiento y transporte.
La norma previene sobre que por ejemplo, los rollos de membranas asfálticas deben estar en lugares cubiertos pero bien ventilados, a temperatura menor a 35°C y mayor de 5°C.
Se debe tener cuidado en el transporte de estos rollos, evitando deformaciones y cortes; acopiándolos en general en forma horizontal y paralelos, con un máximo de  rollos en altura, para evitar que se aplasten por peso.
Antes de su uso, los rollos deben estar “acondicionados” en el lugar de su empleo por al menos 2 horas.

2.2 Condiciones meteorológicas durante la colocación

Dadas las características de los materiales asfálticos, se deben suspender los trabajos en caso de lluvia o cuando el sustrato esté mojado o húmedo (rocío o escarcha) procediendo al secado superficial antes de realizar trabajos de impermeabilización.
Las bajas temperaturas son un impedimento para el trabajo, dada la fragilidad de los materiales a las mismas. Aunque la resistencia de las membranas a baja temperatura pueda indicar valores menores, no se recomienda su colocación en ambientes con menos de 5°C.

2.3 Condiciones del sustrato

  • El sustrato para la impermeabilización debe estar limpio y firme. Polvillo, suciedad, zonas desgranables o flojas no permitirán una correcta adherencia de la imprimación, creando una zona más débil o de menor durabilidad.
  • Plano, liso y uniforme, para que no permita agua estancada o rugosidades que dañen los materiales asfálticos y puedan provocar cortes.
  • Debe tener facilidad de evacuación del agua, por pendiente y direccionalidad adecuada, sin obstrucciones al libre desplazamiento. Las terminaciones de los encuentros entre paredes y superficie del techo con ángulos adecuados para distribuir las solicitaciones en estos puntos de riesgo.
  • Una correcta distribución y sellado de juntas de dilatación, de acuerdo con las posibilidades de movimiento de la estructura del edificio.

3. Ejecución de la impermeabilización

3.1. Imprimación

Para asegurar la adhesión de las membranas asfálticas al sustrato, éste debe estar superficialmente seco antes de la colocación de la imprimación.
La norma indica la necesidad de imprimar toda la superficie a impermeabilizar (muros perimetrales y/o elementos salientes de la cubierta hasta la altura prevista de babetas).
En estos casos puede utilizarse pintura asfáltica a razón de 500cm³/m² o emulsión asfáltica a razón de 600gr/m².
La imprimación debe estar seca al tacto antes de continuar con la colocación de las membranas.

3.2. Colocación de las membranas

Los rollos se colocarán de forma que los solapes entre membranas queden en el sentido del escurrimiento del agua (previniendo que el paso del agua, no vaya degradando el solape y termine despegando las capas). Es decir comenzando en la parte más cercana al desagüe a la más alta de la superficie.
Cada rollo de membrana debe extenderse, dejarlo un tiempo prudencial a fin de eliminar las ondulaciones producidas por la forma de fabricación.
Luego, se adhiere la membrana al sustrato calentando con el soplete para gas la superficie imprimada y la cara inferior de la membrana, a fin de fundir el polietileno de cobertura y calentar el asfalto. De esta forma se logrará una perfecta adhesión entre asfalto de imprimación y asfalto de la membrana, con una leve presión en toda la zona de contacto.
Los siguientes rollos se colocarán al lado uno de otro, superponiéndolos 8cm, repitiendo las tareas realizadas con el primer rollo.

Luego se realizará la soldadura entre paños (solapes) con el soplete para gas, calentando ambas superficies, y especialmente derritiendo todo el polietileno de cobertura. Se juntan ambas superficies, presionando levemente una sobre la otra y provocando una exudación de asfalto por el borde de la soldadura para lograr una buena distribución del mismo y una terminación adecuada.

3.3 Detalles constructivos

Juntas de dilatación: estructurales, de contrapiso o de piso.
En todos los casos se considerará el diseño de la impermeabilización con juntas de dilatación y contracción, que deben tener la medida de movimiento posible del sustrato, por ejemplo de origen térmico, según su material constituyente, su color y la estructura vinculante.
Y se asegurará el punto de riesgo, con suficientes capas superpuestas que permitan este movimiento.

Sectores singulares
Todos los sectores de encuentros entre la superficie horizontal del techo con salientes o muros perimetrales debe ser tratada con redundancia en el diseño de la impermeabilización. Esto se realizará mediante bandas de adherencia, refuerzos o piezas especiales.
Para los muros o elementos salientes con bases de albañilería, ejecutando babetas empotradas, siempre que sea posible o terminaciones superficiales aseguradas con elementos botaaguas.
Para elementos salientes, tubos o caños se utilizarán refuerzos de membrana perfectamente adheridos.

La norma provee esquemas de diseño para juntas de dilatación y contracción, encuentros con muros y conductos pasantes.

3.4 Terminaciones

Para preservar la estanqueidad del sistema de impermeabilización deben realizarse tareas de protección y mantenimiento de la impermeabilización.
En el caso de membranas con autoprotección metálica, dado que no es conveniente que quede asfalto expuesto a la intemperie, el borde de asfalto exudado, debe protegerse con pintura de aluminio.
Para el caso de membranas expuestas con revestimiento superior con geotextil, éste se debe saturar con pintura acrílica.
Para protecciones superiores livianas o pesadas, la norma brinda varios ejemplos de las tipologías más usuales en nuestro medio.

4. Sistemas multicapas

Cuando se prevea la necesidad de mayor nivel de seguridad para mayor vida útil o por características especiales del edificio, la norma plantea el uso de sistemas multicapas de colocación “normal” o “a la inglesa”.

5. Verificación del trabajo de impermeabilización

Siempre que sea posible, la norma prevé la realización de una verificación por inundación del techo hasta una altura de al menos 10cm, una vez terminados los trabajos de impermeabilización.

M. E. BERZOBOHATY

Mapa del Sitio